El gobernador Omar Fayad informó que se registró una fuga en el ducto localizado en la zona, lugar al que se trasladaron pobladores para recolectar el combustible.

Este viernes explotó un ducto de combustible, propiedad de Pemex, que era ordeñado en Tlahuelilpan, Hidalgo.

El gobernador Omar Fayad informó a través de Twitter que ha girado instrucciones para atender a las familias afectadas.

En entrevista con Olivia Zerón para El Financiero Bloomberg, Fayad confirmó al menos 20 personas fallecidas y 54 heridas.

De acuerdo con autoridades locales, personal de Pemex y miembros del Ejército mexicano se dirigieron al lugar para sellar la toma clandestina que desencadenó un derrame; sin embargo, en su intento de resguardar la zona, la situación se complicó.

Un aproximado de 350 pobladores se conglomeraron en el área con el fin de tomar combustible de los charcos que se hicieron en las canaletas de las parcelas cercanas a la toma ilegal.

A través de Twitter, el presidente Andrés Manuel López Obrador lamentó la situación. Dijo que fue informado por el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, y el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, por lo que dio instrucciones para atender el incidente.

Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, indicó que, ante la emergencia, se ha instalado el Comité Nacional de Emergencias para atender a la población.

Fayad informó que ante la explosión derivada de una fuga de combustible el ducto, el Ejército mexicano activó el Plan DN-III para atender la contingencia.

Agregó que su gobierno ya estableció comunicación con Abraham Mendoza Zenteno, delegado del Gobierno federal en el estado, para que se facilite el ingreso de los heridos a hospitales.

Con información de Notimex.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here