El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una enfermedad de origen conductual que sufren entre el cinco y el 12 por ciento del total de los niños atendidos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora, los cuales fluctúan entre los cuatro y los 12 años de edad.

El médico adscrito a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No.1 en Ciudad Obregón, Fernando Marín Palacios, describió que el padecimiento se divide en tres tipos, sin embargo, es en el último donde se conjugan las características de los dos primeros.

 

“Este trastorno se clasifica en tres tipos, el primero se considera un déficit de atención como tal, el tipo dos se considera la hiperactividad con o sin impulsividad, mientras que el tipo tres es un trastorno mixto, que es una combinación de Déficit de Atención e Hiperactividad con o sin impulsividad”, explicó.

 

La variación en la conducta puede darse debido al entorno familiar en el que se desarrollan, al respetar o no los límites internos y externos, por ejemplo, en límites internos, si el menor no mantiene el respeto hacia sus padres y no se le corrige, se habrán de generar mayores problemas en su personalidad con el paso del tiempo.

 

El galeno señaló que el padecimiento, hasta el día de hoy, se considera es por causa genética o heredada en su mayoría, alcanzando el 70 por ciento por este motivo y se da cuando alguno de los padres sufrieron del mismo mal, o bien, mantienen algún tipo de adicción, ya sea al alcohol, las drogas o el tabaco.

 

“El uso de sustancias incrementa de un 20 a un 30 por ciento el riesgo de desencadenar la enfermedad como tal, ya que contribuye a la falta de Dopamina, el cual es un neurotransmisor que trabaja a nivel cerebral, que ejerce efectos de placer”, mencionó.

 

Marín Palacios agregó que hay otros neurotransmisores que se involucran en este padecimiento como la noradrenalina, que sirve para generar impulsos y ayudar en la concentración, sin dejar de mencionar la serotonina, la cual brinda estabilidad emocional y se asocia a la impulsividad.

 

Un paciente con TDAH recibe atención integral por parte del IMSS, en tres puntos importantes como lo es el área psicológica, psicopedagógica y farmacológica, al igual que la familia que le rodea, con el objetivo de que comprendan la enfermedad que padece el niño o niña, finalizó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.