San Diego.- Abogados de los padres inmigrantes que fueron separados de sus hijos como parte de la estrategia de “tolerancia cero” de la administración del presidente Donald Trump, exigieron información respecto a por qué solo la mitad de los menores de cinco años se han reunido con sus familias.

En una presentación judicial de última hora la noche del jueves, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) solicitó a un juez federal que ordenara al gobierno dar a los abogados razones más específicas sobre por qué algunos padres fueron excluidos de la posibilidad de una reunión.

De acuerdo con la ACLU, el gobierno no cumplió con los plazos fijados por la Corte al reunir a solo 58 de los 103 niños menores de cinco años que fueron separados de sus padres, pero no antes de la fecha límite.

El gobierno afirmó que 33 padres no eran elegibles para recuperar a sus hijos porque estaban en custodia criminal, tenían antecedentes penales, podían haber abusado de sus hijos, tenían enfermedades contagiosas o no eran en realidad los padres, señalo la ACLU.

Sin embargo, dijo, el gobierno “no proporciono información específica sobre la mayoría de esos 33 padres, dejándonos incapaces de verificar si los padres son realmente inelegibles”

“Además, el gobierno no abordó la difícil situación de los 12 padres que fueron deportados sin sus hijos, y no nos proporcionó el lugar y el momento específico para cada reunión, tal como se les ordenó”.

La ACLU deseaba organizar a distintos grupos y organizaciones no gubernamentales, para ayudar a las familias y verificar que la reunificación efectivamente se llevo a cabo.

También señalaron que el proceso de reunión ha sido tan defectuoso que ha habido “problemas significativos”.

Una mujer inmigrante que fue liberada se quedó sola en una parada de autobús con sus hijos, uno de los cuales tenía seis meses. Otro padre fue transportado a una serie de ubicaciones de la Oficina Inmigración y Aduanas (ICE) sin previo aviso a sus abogados.

La ACLU pidió al juez federal Dana Sabrow, a cargo de la demanda interpuesta para exigir la reunificación de las familias inmigrantes, pedir al gobierno que aporte las razones detalladas por las cuales un padre no puede reunirse con sus hijos, incluida información sobre condenas o cargos penales, denuncias de abuso o motivos por los cuales no se pudo verificar el parentesco.

También exigió que el gobierno proporcione una lista completa de los niños que permanecen separados de sus padres, tanto menores de cinco años como mayores de cinco años, junto con los nombres de sus padres para el próximo el 16 de julio.

Solicito además que el gobierno complete todas las verificaciones de parentesco y las verificaciones de antecedentes antes del 19 de julio y que proporcione con al menos 24 horas de antelación la hora, el lugar y la ubicación de la reunificación, y que los abogados tengan acceso al sitio de reunificación.

La ACLU pidió también que el gobierno establezca un fondo para pagar consejería de salud mental profesional para tratar a niños que sufren trauma severo como resultado de ser separados de sus padres.

Leave a Reply

Your email address will not be published.