Reconocen el compromiso con la disciplina fiscal; el país es uno de los pocos en América Latina que presenta un consistente balance primario.

El Banco Mundial (BM) recortó su expectativa de crecimiento para México para éste y el año entrante, como resultado de un ambiente incierto por el retraso en la ratificación del Acuerdo de Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, y ante la preocupación que ha generado el futuro de la política energética.

Desde Washington, el economista en jefe para América Latina del Banco Mundial, Carlos Vegh, prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) mexicano crecerá 1.7% este año, una tasa inferior a 2% que previó todavía en enero y que está ligeramente arriba del punto medio en la corrección que hizo la Secretaría de Hacienda sobre su pronóstico del 2019, de 1.6 por ciento.

Para el año entrante, el Banco Mundial estima que la expansión del PIB será de 2%, una tasa que está debajo de 2.4% estimado por ellos mismos, en enero.

El economista de la institución, lamentó que el PIB de México mantenga una tendencia a la baja, y que el desempeño de la actividad en el 2019 resulte el más bajo.

Al presentar su reporte semestral, previo al arranque de las Reuniones de Primavera que protagonizará el organismo la semana entrante, en Washington, destacó que esta trayectoria a la baja responde al impacto de una escasa acumulación de capital que por años ha estado alentada por la baja inversión pública, la incertidumbre generada por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) a la amplia informalidad que caracteriza al país y a la profunda desigualdad que prevalece entre los estados del norte y del sur.

Al detallar la situación de México, destacó que las calificadoras cambiaron la perspectiva de la nota soberana presionando con ello las condiciones de financiamiento.

Disciplina fiscal, buena señal

En videoconferencia, el economista de Banco Mundial reconoció el compromiso con la disciplina fiscal que ha demostrado la administración de Andrés Manuel López Obrador.

México también destaca por ser uno de los pocos países de América Latina que mantiene un consistente balance primario.

Al interior del informe, en el capítulo que toca el tema de “Ajuste Fiscal en LAC: Una actualización”, precisa que México, América Central y el Caribe son los únicos países de la región que cuentan con un superávit primario, lo que sugiere que los esfuerzos de consolidación fiscal están en marcha.

Mapa regional

En el reporte del Banco Mundial, destaca la reducción de las expectativas generales para América Latina. Para este año prevén un avance de 0.9% en el PIB contra 1.7% previsto en enero.

Esta corrección es resultado directo del desempeño que anticipa para las principales economías de la región: Brasil (2.2%); México y Argentina (-1.3%), así como del “colapso total de Venezuela”.

Sobre Venezuela, dice que vive “la peor crisis en la historia moderna” y estima que este año sostendrá la caída, que ubica en 25 por ciento.

“Nada podría preparar a la región para la escalada de la crisis económica, social y humanitaria en Venezuela. De lejos, la peor crisis en la historia moderna de la región”, precisan en el informe.

Perú destaca como el único país de la región que mantuvo sin cambio en el panorama del Banco Mundial, esto entre las economías de Sudamérica. La expectativa de crecimiento quedó en 3.8 % para este año, con lo que se ubica detrás de Guyana (4.6%) y Bolivia 4 por ciento.

El líder de la expansión regional será este año República Dominicana, con un PIB aumentando a un ritmo de 5.2%, que sin embargo incorpora una desaceleración desde 7% registrado el año pasado. Al fondo, las únicas recesiones económicas serán protagonizadas por Nicaragua (-5%); Argentina (-1.3%) y Trinidad y Tobago (-0.5 por ciento).

Venezuela, en la mesa

Carlos Vegh reconoció que el organismo está armando un plan ambicioso de ayuda a Venezuela que será lanzado cuando las condiciones domésticas sean adecuadas.

“El banco está preparando un plan de ayuda social sumamente ambicioso que se pondrá a disposición de las autoridades venezolanas en cuanto se den las condiciones adecuadas”, explicó.

El funcionario lamentó no poder dar un calendario exacto para el lanzamiento de este programa, y accedió en cambio a delinear la estrategia de las instituciones multilaterales para Venezuela.

Los organismos deberían ayudar a Venezuela con fondos que permitan bajar el déficit fiscal. También advirtió la pertinencia de aumentar la producción del petróleo.

Ni el Banco Mundial, ni el Fondo Monetario Internacional han fijado posición alguna sobre la situación prevaleciente en Venezuela. El Banco Interamericano de Desarrollo es el único que ya fijó su posición al reconocer a Juan Guaidó, como presidente encargado.

Este año la reunión será relevante porque el BM estrenará presidente tras la sorpresiva renuncia de Jim Yonk Kim, en enero.

Leave a Reply

Your email address will not be published.