Madrid. La capital de España se tiñó de amarillo. El color que enarbolaron en un ambiente reivindicativo y de protesta más de 18 mil manifestantes que se congregaron en el centro de la ciudad para reclamar el “derecho a decidir” y para denunciar que “la autodeterminación no es delito”. El independentismo catalán convocó a sus bases y una parte de la izquierda madrileña para denunciar la “persecución política” que a su juicio se ejerce sobre el soberanismo y para criticar la “escasa cultura democrática” del Estado español.

Desde Cataluña, el País Vasco, Galicia, Asturias, Valencia y Andalucía, se movilizaron miles de personas para la manifestación en el centro de Madrid. Se calcula que más de 500 autobuses y 15 trenes de alta velocidad fueron fletados y pagados por las organizaciones convocantes, las independentistas de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural.

Leave a Reply

Your email address will not be published.