Gómez Urrutia dijo que la organización es el único medio para avanzar en la defensa de las conquistas laborales, pero advirtió que sin unidad nunca serán escuchados por empresarios, autoridades y sociedad.

 

 

 

 

 

 Entre porras de sindicalistas acarreados, el líder minero Napoleón Gómez Urrutia asumió la presidencia de la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT) y negó que esta organización nazca gracias al apoyo del gobierno federal o de su cercanía con Morena.

“Hoy, con la creación de esta organización, se da un paso más hacia el cambio, para ir de la mano y en paralelo con el nuevo gobierno, aunque no somos ni una agencia de gobierno ni de Morena”, expresó.

No obstante, reconoció: “Somos coincidentes en el proyecto (del gobierno federal), vamos a apoyar la justicia laboral. Respecto a los colores, pienso que es coincidencia con Morena, la verdad no fue planeado”, comentó sonriente.

En la sede del sindicato minero, Gómez Urrutia dijo que la organización es el único medio para avanzar en la defensa de las conquistas laborales, pero advirtió que sin unidad nunca serán escuchados por empresarios, autoridades y sociedad. 

“No podemos permitir que el sector obrero se quede rezagado del avance del país; nuestro objetivo es la unificación del movimiento, que ha sido golpeado por gobiernos neoliberales”, dijo en el acto al que acudieron los sindicatos de Electricistas, de Mexicana y la CROM, entre otros. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here