Los pasajeros que aterricen en los aeropuertos de la Ciudad de México, Santa Lucía y Toluca podrían ver un mayor impacto en sus bolsillos al momento de pagar su vuelo.

 

 

Por Adrián Estañol y Ana Valle

CIUDAD DE MÉXICO- Los pasajeros que aterricen en los aeropuertos de la Ciudad de México, Santa Lucía y Toluca podrían ver un mayor impacto en sus bolsillos al momento de pagar su vuelo, esto como consecuencia de las negociaciones que encabezan inversionistas y el gobierno mexicano para acordar la recompra de bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador mejoró la oferta el martes para recomprar 1,800 millones de dólares (mdd) de los bonos emitidos a través del Fideicomiso del Aeropuerto de la Ciudad de México (Mexcat) para financiar el NAIM.

Entre las nuevas medidas que propuso la Secretaría de Hacienda se estableció el compromiso de garantizar los flujos de dinero mediante la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA) de aeropuertos como el de Toluca y de Santa Lucía –que están dentro del radio de 70 kilómetros que estableció el gobierno en la propuesta-, en caso de que se vea afectado la TUA del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México “Benito Juárez”.

“Sí hay espacio para que la TUA se incremente”, dijo Astra Castillo, analista de Fitch Ratings. “La TUA se incrementa cada año con respecto a la inflación, pero pudieran aplicarse aumentos extraordinarios o cobrarse TUA a viajeros con conexión, que actualmente no pagan dicha tarifa”, añadió.

Aunque para Fernando Gómez, consultor aeroportuario, es poco probable que se anuncie un incremento extraordinario a la TUA considerando el discurso del gobierno federal de terminar con abusos.

En entrevista con Radio Fórmula, el subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, explicó que se contempló que el flujo de la TUA pueda ingresar de otros aeropuertos como el de Santa Lucía o Toluca -que proponen limitar a cinco millones de pasajeros anuales-, para dar certeza al pago de inversionistas.

No sería la primera vez que ocurre un aumento extraordinario. A inicios de este año, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), entidad controlada por el gobierno, elevó de 34.72 a 44.07 dólares la TUA para vuelos internacionales, un alza de 24.7%, por encima de la inflación.

En tanto, dicha tarifa para vuelos al interior del país se elevó de 22.33 a 23.20 dólares.

Para financiar al NAIM en el mercado de deuda, la administración de Enrique Peña Nieto puso como garantía de flujo para los inversionistas a la TUA, la tarifa que las aerolíneas recaudan del pasajero pero que termina en la administración aeroportuaria, y que originalmente se impuso para solventar los gastos de mantenimiento y conservación de los aeropuertos.

Ahora, el gobierno de López Obrador ofreció a los tenedores de bonos los precios actuales de la TUA como mínimo para evitar un incumplimiento. Es decir, los bonos caerían en default si la TUA se fija por debajo de los precios de 44.07 y 23.20 dólares.

SOURCE: Expansion

Leave a Reply

Your email address will not be published.