Este miércoles arranca una edición más del torneo intercontinental donde el equipo mexicano de Chivas tiene la oportunidad de hacer historia.

 

 

 

 

 

Son siete los siete equipos que participarán del Mundial de Clubes que se disputa este año en Emiratos Árabes Unidos entre el 12 y el 22 de diciembre. Cada uno buscará la gloria, coronarse como el mejor equipo en un torneo intercontinental que reúne a los mejores de cada confederación, y donde algunos buscarán dejar huella, mientras que otros querrán acrecentar su palmarés.

Real Madrid (UEFA)

 

 

 

 

Después de encadenar tres títulos consecutivos en la Liga de Campeonesel Real Madrid tiene el reto de seguir haciendo historia con una tercera corona seguida en el Mundial de Clubes.

Ningún equipo había logrado revalidar el título en el Mundial de Clubes desde la instauración de este torneo heredero de la Copa Intercontinental y el club merengue lo consiguió el año pasado. Ahora tiene la posibilidad de ampliar todavía más su leyenda, aunque los últimos meses no han sido precisamente tranquilos en el Santiago Bernabéu.

En el cuarto puesto en la Liga española, clasificado para octavos de final en la Liga de Campeones y la Copa del Rey, el Real Madrid de Santiago Solari parece haber reconducido el rumbo y un título en el Mundial de Clubes podría suponer una necesaria inyección de confianza para afrontar la parte decisiva de la temporada española y europea, después de estos meses complicados.

Es el club con más títulos en la Liga española (33) y en la Liga de Campeones europea (13). También en el Mundial de Clubes (tres, los mismos que el Barcelona) y, teniendo en cuenta los logrados en la Copa Intercontinental, que desde 2017 tienen consideración oficial de títulos mundiales por parte de la FIFA, es el equipo con más coronas planetarias en el palmarés combinado, con seis, dos más que el segundo (Milan, con cuatro).

River Plate (Conmebol)

 

 

 

River Plate tocó la gloria el domingo en el segundo asalto de la Superfinal de la Copa Libertadores, con su 3-1 sobre Boca Juniors en el estadio Santiago Bernabéu, y ahora tiene el reto de destronar en el Mundial al titular de ese estadio, el Real Madrid.

Directamente de Madrid a Emiratos Árabes Unidoslos Millonarios tienen la misión de conquistar ahora el mundo en su segunda participación en este torneo, después del año 2015, cuando acudieron a la cita en Japón y fueron claramente superados por el Barcelona (3-0) en la final de Yokohama, por un tanto de Lionel Messi y un doblete de Luis Suárez.

De lograrlo, River Plate alcanzará la gloria máxima por segunda vez en su historia, después de haber logrado levantar la Copa Intercontinental en el año 1986, entonces superando 1-0 al Steaua de Bucarest rumano.

Boca Juniors, la víctima de River en la final de la Libertadores, comparte la cabeza del palmarés de la Intercontinental con el Real Madrid, cada uno con tres coronas, pero desde la instauración del Mundial de Clubes ningún equipo argentino consiguió proclamarse campeón.

Un éxito de River Plate en Emiratos pondría fin a cinco ediciones sin título sudamericano en el Mundial de Clubes y cerraría con buen sabor un año 2018 que para el futbol argentino estuvo marcado también por la decepción de la Albiceleste en el Mundial de Rusia, donde el equipo de Messi apenas llegó a octavos de final.

Chivas (Concacaf)

 

 

El país que tiene el récord de participaciones con sus equipos en el Mundial de Clubes, México, acudirá una vez más a este torneo en busca de intentar llegar a su primera final, esta vez de la mano de Chivas de Guadalajara, que debuta en la competición.

En 13 de las 14 ediciones del Mundial de Clubes, todas salvo la de 2005, en la que el Saprissa de Costa Rica representó a la zona Concacaf, hubo un equipo mexicano, pero sin poder conseguir ningún campeón o subcampeón.

El tercer puesto ha sido hasta ahora el techo histórico de los equipos mexicanos en el torneo, con Necaxa en el 2000, Monterrey en el 2012 y Pachuca el año pasado (2017) como mejores representaciones.

En cinco ocasiones (2007, 2010, 2011, 2013, 2015), los clubes mexicanos no lograron ni siquiera superar su ronda inicial de los cuartos de final, algo que el equipo de Guadalajara intentará esta vez frente al campeón de Asia, el Kashima Antlers, el sábado 15 en Al Ain. En caso de ganar, esperaría en semifinales el Real Madrid, el miércoles 19 en Abu Dabi.

Para llegar al Mundial de Clubes, el Guadalajara consiguió conquistar su segundo título continental, después del ya lejano de 1962.

Fue de la mano del entrenador y ex internacional argentino Matías Almeyda, que unos meses después de ese éxito dejó el banquillo del equipo, que ahora ocupa otro técnico extranjero, el paraguayo José Saturnino Cardozo.

Las expectativas de Chivas en el Mundial de Clubes son una incógnita, después de que en el actual Torneo Apertura no lograra entrar entre los ocho equipos de la Liguilla de la pelea por la victoria final.

 

 

 

Kashima Antlers, el regreso de todo un subcampeón mundial

En 2016, el Kashima Antlers hizo historia convirtiéndose en el primer equipo de Asia en jugar la final de un Mundial de Clubes: puso además entonces en serios problemas al Real Madrid, al que plantó batalla antes de perder aquella final ante el equipo español.

El equipo nipón jugó aquel Mundial de Clubes en calidad de campeón del país anfitrión, Japón.

Esta vez, el Kashima Antlers afronta el Mundial de Clubes fuera de su país y con la vitola de flamante monarca de su continente, tras ganar en noviembre la primera Liga de Campeones de Asia de su historia, tras superar en la final al Persépolis iraní.

El Esperance tendrá por lo tanto la misión en este 2018 de pasar la página de lo demostrado en 2011 y seguir los pasos de sus compatriotas de 2007, superando al menos los cuartos de final.

El Esperance es el club más laureado del futbol tunecino, liderando el palmarés de su liga con una gran ventaja, gracias a sus 28 títulos. En el futbol continental ha sido tres veces campeón de África (1994, 2011, 2018).

Su título de la Champions africana de este año llegó en una final con mucha emoción: el Esperance había perdido 3-1 en la ida ante el Al Ahly egipcio, pero pudo remontar con un 3-0 en la vuelta en el estadio de Rades.

Una gran actuación en el Mundial de Clubes llegaría apenas unos días antes de que el equipo celebre el centenario de su fundación, que se produjo de manera oficial con el registro del equipo el 15 de enero de 1919. Su nombre se debe al establecimiento comercial donde fue fundado, el Café de l’Espérance del barrio popular de Bab Souika.

Esperance

 

 

 

 

Siete años después, el Esperance y Túnez regresan a un Mundial de Clubes, con el deseo de mejorar aquella experiencia de Japón 2011: entonces el equipo norteafricano, que está ahora a punto de cumplir su centenario, perdió sus dos partidos y quedó en sexta -penúltima- posición.

El Esperance tendrá por lo tanto la misión en este 2018 de pasar la página de lo demostrado en 2011 y seguir los pasos de sus compatriotas de 2007, superando al menos los cuartos de final.

El Esperance es el club más laureado del futbol tunecino, liderando el palmarés de su liga con una gran ventaja, gracias a sus 28 títulos. En el futbol continental ha sido tres veces campeón de África (1994, 2011, 2018).

Su título de la Champions africana de este año llegó en una final con mucha emoción: el Esperance había perdido 3-1 en la ida ante el Al Ahly egipcio, pero pudo remontar con un 3-0 en la vuelta en el estadio de Rades.

Una gran actuación en el Mundial de Clubes llegaría apenas unos días antes de que el equipo celebre el centenario de su fundación, que se produjo de manera oficial con el registro del equipo el 15 de enero de 1919. Su nombre se debe al establecimiento comercial donde fue fundado, el Café de l’Espérance del barrio popular de Bab Souika.

Team Wellington

 

 

 

 

En las siete últimas temporadas, Oceanía había estado representada en el Mundial de Clubes por el Auckland City, pero en esta ocasión el equipo que acude al torneo será otro neozelandés, el Team Wellington.

Tras tres subcampeonatos, el Wellington pudo por fin terminar con la hegemonía de sus compatriotas, al que superó en las semifinales.

Los equipos de Oceanía han sido tradicionalmente unas de las Cenicientas de la competición, aunque en 2014 el Auckland consiguió el mayor éxito de su continente al acabar tercero en la edición disputada en Marruecos, donde puso además en serios apuros en semifinales al San Lorenzo argentino.

Ese será el modelo a seguir por el Wellington, que arranca el miércoles contra el Al Ain local en la ronda preliminar, en busca de un billete para jugar los cuartos contra el Esperance tunecino.

Al Ain

 

 

 

El equipo Al Ain, invitado como representante del país anfitrión, tendrá la suerte de comenzar el torneo en su estadio, donde intentará emular la gran actuación de su compatriota Al Jazira en la edición del Mundial de Clubes del año pasado.

Esta vez, el sorteo del pasado mes de septiembre determinó que el equipo representante del país anfitrión no cruce sus caminos con el Real Madrid, que vuelve a participar en el torneo, hasta una eventual final.

El Al Ain, fundado en 1968 por un grupo de estudiantes bareiníes y de jóvenes de la comunidad sudanesas desplazada a Emiratos, es el club más laureado del futbol de su país.

Es el club que ha ganado más ligas del país (13) y el único que ha ganado el título en la Liga de Campeones de Asia, en 2003. En el gran torneo de su continente alcanzó en otras dos ocasiones la final, pero las perdió (2005, 2016).

SOURCE: El Informador

Leave a Reply

Your email address will not be published.