Las transferencias federales podrían experimentar un recorte de al menos 200 mil mdp para 2019.

 

 

 

 

 

La reestructuración de la llamada caja de moches del Ramo 23, la continuidad del estímulo fiscal para suavizar el precio de las gasolinas y la reducción de los impuestos al Valor Agregado (IVA) y Sobre la Renta (ISR) en la frontera norte, son tres de las propuestas del nuevo gobierno y altamente probable que se reflejen en el Paquete Económico 2019, tendrán un impacto de al menos 200 mil millones de pesos en los recursos que recibirán los estados, consideran analistas.

En el Ramo 23, Provisiones Salariales y Económicas, uno de los temas centrales que se discutirán en el Presupuesto Egresos de la Federación 2019, el gobierno de Andrés Manuel López Obradorplanea hacer una reestructura, por considerarse la caja negra de los recursos, debido a la forma discrecional en cómo se distribuyen, aunque Mario Delgado, coordinador de los diputados en Morena, se pronunció por su desaparición total.

Para 2018, en esa bolsa se etiquetaron recursos por 156 mil 463 millones de pesos, 82 por ciento más que en 2012, cuando inició la administración de Enrique Peña Nieto, de acuerdo con el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas.

Kristobal Meléndez, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), comentó que lo ideal es reformular las reglas bajo la cual se distribuyen los recursos de esta partida, considerada como la caja negra del presupuesto, por la forma en cómo se reparten los recursos.

Si se eliminara, fondos como el de Desastres Naturales (Fonden) tendrían que irse a otros ramos, porque se trata de una bolsa de tipo federal. Por otra parte, los dirigidos a estados tendrían que alojarse en los Ramos 28 (participaciones) o 33 (aportaciones federales).

Yo espero que se reestructure y que los excedentes de recaudación ya no se manden al Ramo 23, como se viene haciendo, lo cual tendría un golpe de al menos 200 mil millones de pesos, pero sería una propuesta positiva, señaló.

GASOLINAS E IMPUESTOS

El planteamiento del presidente Andrés Manuel López Obrador de continuar con el control de precios de las gasolinas se reflejará en menores participaciones, advierte María Martínez Richa, VP senior analyst para Moody’s.

Aunque el aumento del subsidio ha ayudado a mitigar el incremento en el precio de las gasolinas, también ha limitado el crecimiento de los ingresos por IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios) de los combustibles y, por lo tanto, de las participaciones que se distribuyen, comentó.

Señala que, entre enero y septiembre de este año, las participaciones aumentaron 7.5 por ciento de forma anual, pero podrían haber crecido hasta 10 por ciento sin el subsidio al IEPS.

Por otra parte, la nueva administración busca reducir el IVA de 16 a ocho por ciento y el ISR de 30 a 20 por ciento en la frontera norte.

Según CIEP, esta reducción de recursos implicaría un hoyo fiscal de hasta 104 mil millones de pesos.

 

POR FERNANDO FRANCO

jrr

SOURCE: Heraldo de Mexico

Leave a Reply

Your email address will not be published.