Los trabajadores mexicanos ganan en promedio 4.6 dólares por día –alrededor de 95 pesos–, menos de la tercera parte de 16.6 dólares reportados en países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y casi la sexta parte si se comparan con 29.8 que perciben los de Islandia, revela el informe La nueva estrategia de empleo de la OCDE, dado a conocer ayer.

 

 

 

 

El organismo advierte que si bien en años recientes México ha reportado ciertos progresos, sigue estando por debajo del promedio de la OCDE en muchos indicadores relativos a inclusividad del mercado laboral, a la vez que la pobreza es un problema grave y persistente.

La OCDE considera que gobiernos y empresas tienen que hacer más para ayudar a los trabajadores a adaptarse al mundo cambiante para impulsar el crecimiento inclusivo en los mercados laborales.

Esa propuesta de estrategia contrasta con la flexibilidad laboral que la organización defendió durante la década de los 90 del siglo pasado, como respuesta al empleo generalizado o las diferentes combinaciones de políticas que impulsó para promover el pleno empleo cuando comenzó este siglo.

Rezago en varios indicadores

En el caso de México, el documento destaca que, además de ubicarse en el último lugar de ingresos salariales entre los 37 países que integran la OCDE, también se encuentra rezagado en varios indicadores relativos a calidad de empleo.

La tasa de ingresos bajos, que mide el índice de pobreza después de impuestos y transferencias de la población con edades comprendidas entre 18 y 64 años, se situó en 13.9 por ciento en 2015, lo que coloca a México entre los últimos países de la OCDE, puntualiza.

El promedio de la organización en este rubro es de 10.9 por ciento, y República Checa tuvo la menor tasa de ingresos bajos al ubicarse en 5.8 puntos porcentuales.

El organismo también calcula la tasa de empleo promedio de cinco grupos en desventaja, conformados por madres solteras, jóvenes que no estudian, trabajadores de 55 a 64 años de edad, migrantes y personas con discapacidad.

México presenta la brecha más elevada de los asociados a la OCDE con una tasa de 40.4 por ciento, referida a la diferencia que existe entre el nivel de empleo que tienen los hombres en edad intermedia y los que registran los cinco grupos mencionados.

También en brecha salarial de género, es decir, la diferencia entre los ingresos anuales per cápita entre hombres y mujeres, el país se ubica lejos del promedio de la OCDE.

Los trabajadores mexicanos ganan hasta 54.5 por ciento más que las mujeres, mientras en Finlandia la diferencia es de 21.4 por ciento y el promedio en la organización se ubica en 38.1 puntos porcentuales.

En su informe sobre su nueva estrategia de empleo, la organización asegura que “nueva evidencia revela que los países que promueven la cantidad de trabajo, la calidad y la inclusión –como Dinamarca, Islandia, Noruega y Suecia– se desempeñan mejor que los que se centran principalmente en la flexibilidad del mercado. Mientras que la flexibilidad y la adaptabilidad son esenciales para estimular la creación de empleos de calidad en un entorno cada vez más dinámico, las ganancias y los costos deben ser bastante comunes entre las empresas y los trabajadores”.

SOURCE: Jornada

Leave a Reply

Your email address will not be published.