La administración saliente del instituto entregó 3 millones 367 mil 924 hipotecas de enero de 2013 al 11 de noviembre de 2018.

 

 

 

 

El pasado 9 de noviembre, David Penchyna, director general del Infonavit, señaló durante el foro “Alcaldes por la Nueva Agenda Urbana” que la administración encabezada por Enrique Peña Nieto (EPN) fue el “sexenio del crédito Infonavit”.

De enero de 2013 al 11 de noviembre de 2018, el Instituto entregó 3 millones 367 mil 924 hipotecas, 13 por ciento más frente a la gestión de Felipe Calderón Hinojosa y un nivel nunca antes visto para un sexenio.

Además, durante la administración que está por concluir, el Infonavit otorgó poco más de 1 de cada 2 créditos para vivienda en México –al incluir los del Fovissste y la banca – y generó una derrama económica superior a los 1.3 billones de pesos, la más alta desde su fundación.

Expertos explicaron que los logros de la hipotecaria más grande de América Latina obedecieron a la generación récord de empleos en el sexenio –con cerca de 4 millones–, la estabilidad económica, el aumento en los topes de crédito y a los esquemas de cofinanciamiento con la banca comercial.

Sergio San Sebastián, director de Credimejora CDMX, reconoció que, aunque la banca incrementó su participación en el mercado hipotecario, el Infonavit no ha perdido protagonismo, ya que continúa como el mayor colocador de hipotecas del país, además que ha tenido la capacidad de reinversión.

Por su parte, José Luis Antón, vocero del Instituto, señaló que el nivel de inflación promedio durante el sexenio permitió mantener una tasa de interés baja e implementar esquemas de crédito en pesos y a tasa fija, lo que sostuvo el ritmo del financiamiento.

El cheque promedio del crédito subió 30 por ciento anual en 2018 y pasó de 308 mil a casi 400 mil pesos.

Antón explicó que esta alza se debió a que en abril de 2017 el Infonavit elevó su tope de crédito de 926 mil pesos a un millón 800 mil, con lo que incursionó en el fondeo de vivienda media y residencial.

“Lo hicimos para darle viabilidad en el tiempo al Fondo Nacional de la Vivienda que subsidia a los derechohabientes que ganan de 6.5 UMAs (menos de 15 mil pesos al mes) para abajo, con ello damos salud financiera a los derechohabientes con menos ingresos”, agregó.

El Infonavit otorga un subsidio cruzado en la tasa de interés, es decir, los trabajadores con un sueldo menor a 15 mil pesos tienen una tasa baja, mientras que los que tienen un salario mayor pagan una más alta.

Antón detalló que al año el Instituto inyecta 40 mil millones de pesos para el complemento de pago de los créditos con menor tasa, por lo que, si solo se colocaran préstamos de bajo salario, el Infonavit paulatinamente perdería rentabilidad y financiaría menos.

Enrique Margain, director ejecutivo de crédito hipotecario y automotriz de HSBC, consideró que con estas acciones el Infonavit no compite con la banca, sino que la complementa.

Actualmente el Instituto tiene una demanda potencial agregada de 16 millones 500 mil derechohabientes, de los cuales 6 millones cuentan con precalificación, apuntó Antón.

La próxima administración del Infonavit que encabezará Carlos Martínez, recibirá una Institución que en 2018 tuvo utilidades de 23 mil millones de pesos. Además, un rendimiento a la Subcuenta de Vivienda superior al de 2017, cuando alcanzó el 8.3 por ciento.

“En la última vez que el Infonavit llegó a un rendimiento equiparable al de este año, la utilidad fue cero”, aseveró Antón.

Durante dos años consecutivos, la gestión de Penchyna dejó una derrama económica superior a 246 mil millones de pesos.

SOURCE: El Financiero

Leave a Reply

Your email address will not be published.