‘Antes de su aprobación, exigiremos un análisis más a fondo y la modificación al artículo 102 constitucional’, dijo el coordinador del PAN en San Lázaro, Juan Carlos Romero Hicks.

 

 

 

El grupo parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados adelantó que modificará la minuta de la reforma aprobada por el Senado de la República, que crea la nueva Fiscalía General de la República.

“Es una simulación del gobierno entrante para designar a un ‘fiscal carnal’, por lo que, antes de su aprobación, exigiremos un análisis más a fondo y la modificación al artículo 102 constitucional, para garantizar su debida autonomía e independencia”, anunció el coordinador de la bancada azul en San Lázaro, Juan Carlos Romero Hicks.

Explicó que “modificar las leyes no necesariamente cambia la injusticia que se vive en México y en este caso, en el Senado de la República, la mayoría de Morena y sus partidos aliados aprobaron la Ley Orgánica por la que se crea la Fiscalía General de la República, hoy Procuraduría General de la República”.

Consideró que la nueva ley no garantiza una “rendición de cuentas”, que el nuevo Fiscal estará “ligado al Ejecutivo, por un periodo excesivo y con causales muy limitadas para su remoción, sin un consejo real que lo deba acompañar en la gestión y sin medir las consecuencias que tendrá por el debilitamiento de una de las más importantes instituciones del país”.

Dijo que la minuta de ley enviada por los senadores a la Cámara de Diputados “es analizada ya desde ahora por los diputados del PAN, quienes harán un llamado a sus pares para que quepa la sensatez y acepten hacer los ajustes necesarios, a fin de evitar que la nueva fiscalía nacional se convierta en un instrumento político del gobierno en turno”.

Recordó que, de acuerdo con lo aprobado para la designación del Fiscal General de la República (FGR), se integrará un listado de al menos 10 candidatos, aprobada por las dos terceras partes de los miembros del Senado presentes, y después la enviará al Ejecutivo Federal, quien integrará una terna para devolverla a la Cámara y de la cual en votación saldrá un solo elegido.

Planteó que esto “constituye un ejercicio de democracia dirigida, ya que a la fecha en algunos círculos se menciona incluso el nombre del destinatario”.

En la nueva FGR habrá cuatro fiscales: de Derechos Humanos, de Delitos Electorales, de Combate a la Corrupción y de Asuntos Internos. Romero Hicks explicó que dichos fiscales no los nombra el Senado, sino el fiscal, y los puede remover cuando quiera.

“La pregunta que todos debemos hacernos es cómo vamos a juzgar al presidente de la República de un delito de corrupción, si al fiscal anticorrupción lo designa el fiscal general y a éste lo nombra el presidente. Sin duda, ésta es la maquinaria del ‘fiscal carnal’ del presidente”, añadió.

Destacó que la ley orgánica también deja al FGR en manos del presidente, pues las causas de su remoción estarán sujetas a lo que considere el Ejecutivo Federal, “como incumplimiento reiterado con los fines institucionales o simplemente cuando participe, tolere, consienta o apoye violaciones graves de derechos humanos”.

“El nuevo gobierno y su mayoría parlamentaria debe entender que para garantizar la justicia y la legitimidad de una investigación, es necesario dotar de autonomía al Fiscal General de la Nación; de otra forma estarán avalando lo que tanto criticaron hace tan sólo unos meses, cuando el gobierno actual pretendía elegir a un ‘fiscal carnal’”, demandó.

SOURCE: El Financiero

Leave a Reply

Your email address will not be published.