El gobierno del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, va a heredar una economía mexicana repleta de nubarrones e incertidumbre, coincidieron analistas consultados por El Universal..

 

 

 

El director para América Latina de Moody’s Analytics, Alfredo Coutiño, explicó que la economía de México sufre desequilibrios desde hace años que la hacen más vulnerable a choques internos y externos, detonando episodios de volatilidad financiera como los observados recientemente.

El especialista comentó que López Obrador tomará una economía en desaceleración y con nubarrones que se pueden volver más pesados en la medida que continúen acciones y propuestas que atenten contra las inversiones en el país, como la cancelación de la construcción del aeropuerto en Texcoco y la iniciativa de reducir o eliminar algunas comisiones bancarias.

Todas estas declaraciones y acciones generan una percepción de que las cosas no sólo no serán como se dijeron en la campaña de López Obrador, sino que se tomarán acciones que significan un riesgo para la propiedad privada y las inversiones, tanto nacionales como extranjeras, explicó.

“Las pequeñas nubes grises que aparecieron sobre la economía mexicana tras el resultado del 1 de julio se están convirtiendo en un nublado más pesado y, por la actuación que se ha tenido, estos nubarrones se puede tornar todavía más grises a partir del 1 de diciembre, en caso de que no se tomen acciones que reduzcan la incertidumbre sobre el futuro del país”, comentó Coutiño.

El directivo expuso que la incertidumbre financiera no sólo eleva el costo de la deuda del gobierno, sino que está generando pérdidas para las empresas y los hogares, tanto por tasas de interés más altas como por mayor inflación.

Señaló también la inseguridad pública como un problema que persiste desde hace años desalentando las inversiones en el país.

Sobre los elementos externos que han pesado sobre la economía mexicana, el directivo de Moody’s Analytics mencionó la caída de los precios del petróleo y los conflictos geopolíticos, pero destacó el proceso de alza de tasas de interés de la Reserva Federal, la cual presiona la política monetaria en México y el resto del mundo.

Agregó las amenazas al comercio internacional por parte del gobierno de Donald Trump, la guerra tarifaria entre Estados Unidos y China, así como la incertidumbre por la aprobación del nuevo Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), luego de que el Partido Demócrata ganó la mayoría de la Cámara de Representantes en las recientes elecciones intermedias.

“Se está hablando también de una fatiga en la economía mundial que puede llegar el próximo año y se dice que posiblemente la economía de Estados Unidos puede comenzar a desacelerarse en 2020 y se agravaría en 2021”, añadió Coutiño.

SOURCE: Diario

Leave a Reply

Your email address will not be published.