Hermosillo, Sonora 1 de Agosto del 2016.- El desfalco financiero causado al Isssteson de 4 mil 103 millones de pesos durante la administración del panista Guillermo Padrés, empieza a causar efectos irreversibles en Sonora, pues varios inmuebles se perderán para siempre, entre ellos el Estadio de Beisbol “Héctor Espino”.

estadio-hector-espino

Mientras la principal responsable de esta catástrofe, Teresa Lizárraga, goza de total libertad y grandes beneficios, como el fuero por su calidad de diputada federal, la presente administración busca ya una solución para poder salvar a esa dependencia.

Entre las acciones principales para subsanar el desfalco financiero , está la de vender varios inmuebles propiedad del Gobierno del Estado y que bienes y concesiones entregó a la pasada administración, para garantizar por lo menos el pago de pensiones de ese instituto.

Una de las instalaciones más representativas de Sonora y que tendrá que ser vendida a causa del mal manejo , es el Estadio de Beisbol “Héctor Espino”, antigua casa de los Naranjeros de Hermosillo, equipo que forma parte de la Liga Mexicana del Pacífico.

gpe-robo-de-base

Varios compradores ya se encuentran interesados en adquirir este inmueble, entre ellos se destaca una empresa privada originaria de Monterrey, Nuevo León, misma que lo derrumbaría en su totalidad, para construir una inmensa Plaza Comercial.

Aunque no se ha brindado información sobre el costo que tendría el Estadio “Héctor Espino” se estima que podría ser vendido en cerca de 400 millones de pesos.

Otras propiedades que el Gobierno del Estado tendría que vender, son el edificio Banca Cremi, el Parque Industrial “Sánchez Taboada” en Guaymas, el Estero de Morúa en Puerto Peñasco, el edificio Soft Landing donde se encuentra la Secretaría de Economía, entre otros.

De no realizar la venta de estos inmuebles, el instituto estaría en quiebra total en el 2023 porque no quedaría dinero disponible, aunque la situación se empezaría a notar a partir del 2017.

En recientes declaraciones brindadas a un medio nacional, el actual director del instituto, Enrique Claussen, acusó que el Isssteson está más endeudado que la delegación sonorense del IMSS, debido a que esta última sólo tiene un pasivo de 20 millones con la responsabilidad de atender a un millón 600 mil derechohabientes, mientras que la dependencia estatal arrastra un faltante de 4 mil 103 millones con sólo 175 mil usuarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published.