Ciudad de México— La Procuraduría General de la República (PGR) retiró el delito de delincuencia organizada contra el empresario Mario Humberto Aguirre Ibarra, el supuesto proveedor favorito de Guillermo Padrés, con lo cual le abrió la puerta para abandonar la cárcel.

Mario Antonio Zapata Cazares, fiscal de la PGR, presentó ante la juez federal Guillermina Matías un incidente de sobreseimiento por ese delito, luego de que Aguirre firmara un acuerdo reparatorio en el que devolvió 38.7 millones de pesos, informaron fuentes judiciales.

Si bien Aguirre continuará sujeto a proceso por lavado de dinero, con las reglas del nuevo sistema acusatorio ese ilícito no amerita la prisión preventiva de oficio y por ello tendrá la posibilidad de pedir el cambio de medida cautelar, es decir, llevar el juicio fuera de prisión.

En la solicitud ratificada el viernes pasado, la PGR argumentó que, en virtud de que un juez de amparo determinó desde el año pasado que no estaba acreditado el delito de delincuencia organizada en contra el exgobernador de Sonora, en consecuencia tampoco podía existir contra Aguirre Ibarra.

El empresario no recuperará de inmediato su libertad, ya que por el tipo de recurso presentado por la PGR deben desahogarse las pruebas que presenten las partes y el juzgado tiene que convocar a una audiencia, lo que podría llevar algunas semanas.

Una vez que el juzgado apruebe el sobreseimiento del delito, el contratista sonorense estará en posibilidad de solicitar el cambio de medida cautelar, lo que también podría tomarle semanas o meses.

Aguirre se entregó a las autoridades en junio de 2017 en el hospital donde se atendía sus problemas cardiacos; meses después fue internado en el penal del Altiplano.

En junio de este año fue transferido al Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial de Morelos.

SOURCE: El Diario de Juárez

Leave a Reply

Your email address will not be published.