Hermosillo, Sonora, julio 4 de 2018.- Ante el pronóstico de temperaturas superiores a los 45 grados en la entidad, la Secretaría de Salud resalta la importancia de que la población siga las recomendaciones para prevenir afectaciones a la salud.

Dénica Cruz Loustanou, Directora de Epidemiología, señaló que para evitar padecimientos como la deshidratación, insolación y el golpe de calor,  se deben consumir dos litros de agua diariamente y no esperar a tener sed para tomar líquidos; evitar la exposición solar en las horas de mayor radiación, entre las 11:00 y 17:00 horas, y en caso de hacerlo, usar siempre bloqueador solar.

Es importante elegir las primeras horas del día para llevar a cabo las actividades al aire libre y las deportivas, dijo, así como evitar el trabajo físico intenso y prolongado bajo el rayo del Sol.

Es recomendable, añadió, vestir ropa ligera, holgada y de colores claros, preferentemente que cubra la piel de la exposición frecuente al Sol, utilizar sombrero o sombrilla para protegerse de los rayos solares.

“Se deben cubrir con persianas, cortinas o periódicos, las ventanas que reciben la luz del Sol, para ayudar a disminuir hasta en un 80% el calor en el interior de las casas”, señaló Cruz Loustanou.

Agregó que no se debe permanecer dentro de un vehículo estacionado o cerrado por tiempos prolongados, ya que en promedio la temperatura al interior de un auto se incrementa dos grados cada 10 minutos que esté cerrado, por lo que, en general, se tienen 22 grados más dentro del carro a la temperatura ambiental.

Cuando se viaja con un menor dentro del vehículo, alertó a no dejarlo en ningún momento solo y traer consigo una alarma o “algo” que recuerde al niño cuando se maneja, sobre todo si no es parte de la rutina diaria el transportarlo.

En caso de tener labios y piel seca, solicitar Vida de Suero Oral en cualquier unidad del sector salud en el estado; comer alimentos bien cocidos, evitar tomar alcohol y bebidas muy azucaradas.

Entre los síntomas más importantes que indican que una persona está sufriendo eventos adversos por exponerse al calor son: dolor de cabeza, mareo, sudoración excesiva al principio y después falta de sudor.

Otros síntomas para tener en cuenta, apuntó, son: enrojecimiento y sequedad de la piel, fiebre con temperatura desde 39 a 41 grados, aceleración del ritmo cardiaco, con latido débil del corazón, crisis convulsivas, así como comenzar a quitarse la ropa sin importar el lugar, como consecuencia de deterioro neurológico.

“Los síntomas de mayor severidad o de alarma que requieren de atención médica inmediata son cuando la piel se sienta caliente y seca, pero no sudorosa, la confusión o pérdida del conocimiento, vómitos frecuentes, falta de aire o problemas para respirar”, puntualizó la funcionaria estatal.

Por último, enfatizó, si se presenta diarrea o alguna sospecha de deshidratación o efectos asociados al calor, no debe automedicarse y tiene que acudir de inmediato a la unidad de salud más cercana.

Leave a Reply

Your email address will not be published.