Ciudad de México.- Tras afirmar que existen pruebas de los resultados de la reforma educativa, el Secretario de Educación, Otto Granados, aseguró que sería una tragedia revertirla o modificarla.

El funcionario ofreció una conferencia de prensa para resumir los logros en su sector: un millón 200 mil profesores evaluados; 200 mil elevaron su salario; 187 mil plazas asignadas por mérito; 935 mil docentes se inscribieron en formación continua; y 139 mil millones de pesos se invirtieron en infraestructura.

“El País ha hecho un gran esfuerzo por el diseño e instrumentación de la reforma. Es una inversión muy relevante, no solo en términos presupuestales, sino políticos, institucionales, humanos, que sería una tragedia que se viera interrumpida.

“Los costos para el País serían muy elevados, porque toda la evidencia internacional muestra que cuando se frena una reforma educativa, uno no se queda en el punto donde fue detenida, sino tiende inmediatamente a retroceder”, aseguró.

Al insistirle sobre posibles cambios, como también propone Andrés Manuel López Obrador, principalmente en evaluación, Granados consideró que tampoco necesita modificarse.

“Mi opinión es que el marco constitucional y normativo que soporta la reforma es suficientemente bueno, para hacer ajustes, modificaciones, mejorías”, argumentó.

Incluso, dijo, el sistema de evaluación fue modificado en el 2015, y hasta ahora ha demostrado su eficiencia, por lo que no debería tocarse.

Desde que arrancó el año, la Presidencia realiza en Los Pinos un desfile de funcionarios para que presuman los logros gubernamentales, ahora tocó el turno al secretario de Educación.

En cinco años, afirmó, se superaron todas las metas.

Por ejemplo, indicó, las Escuelas de Tiempo Completo pasaron de mil 700 a 25 mil 134; la cobertura de educación media superior creció del 65 al 85.7 por ciento; la educación superior pasó del 32.1 al 38.4 por ciento; la tasa de rezago bajó del 37.4 al 31.9 por ciento; y el analfabetismo de 6.2 a 4.4 por ciento.

De acuerdo con las encuestas de la Secretaría, el 64 por ciento de los ciudadanos están de acuerdo con la reforma educativa y el 79 por ciento avala la evaluación docente.

Además, añadió que el Gobierno mantiene la meta de evaluar al 30 de noviembre del 2018 a un millón 825 mil 718 docentes.

¿Y la reconstrucción?

Granados informó que en todo el País, de las 210 escuelas afectadas por los sismos de septiembre del 2017, se ha “intervenido” el 91 por ciento, y en las de daño moderado se tiene un avance del 62 por ciento.

En la Ciudad de México, de los 759 planteles dañados, el Gobierno federal está trabajando en 385 y la Administración capitalina en 374.

Argumentó que en 30 escuelas que le corresponden a la Federación no se ha intervenido porque es necesario un permiso del INAH u otra instancia y que los trabajos serán más lentos.

Mientras que en el resto de los estados, añadió, los Gobiernos locales se están haciendo cargo de la reconstrucción.

El funcionario también aseguró que las protestas que realiza la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Oaxaca no ha tenido impacto en la operación de escuelas.

E informó que el lunes 91 por ciento de las escuelas tuvieron clases y que este jueves acudieron 93 por ciento, por lo que confió en que el gobierno local llegue a un acuerdo con ellos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.