Ciudad de México.– Por imposición arancelaria de EU, sube dólar 30 centavos a $20.30; gana en mayo $1.30, su mayor alza mensual desde noviembre de 2016.

El dólar al menudeo cerró la jornada en 20.30 pesos a la venta, 30 centavos más que ayer, en medio de tensiones comerciales por la imposición arancelaria de EU a acero y aluminio de México, Canadá y la Unión Europea.

Con esto, la moneda mexicana acumuló en mayo una pérdida de 1.30 pesos, su peor resultado en 18 meses, sólo superado por los 1.70 pesos que cedió en noviembre de 2016.

Al mayoreo, el dólar cerró en 19.9240 pesos, 11.25 centavos más que ayer, con lo que acumuló una ganancia mensual de 1.17 pesos, su mayor alza en año y medio.

Alejandro Padilla, Director de Estrategia de Renta Fija y Tipo de Cambio de Banorte-IXE, dijo que mayo fue un mes muy complicado para los activos financieros en mercados emergentes y México no fue la excepción.

El peso cerró el mes con una depreciación de 6 por ciento, ubicándose cercano al psicológico de 20 por cada dólar, siendo la peor divisa emergente después de Argentina y Turquía, dos países que se encuentran al borde de una crisis.

Lo anterior se debe principalmente por los temores sobre el proceso de negociación del TLC, especialmente después de que EU decidiera imponer tarifas al acero y aluminio a Canadá, México y la Unión Europea, dijo Padilla.

La Administración de Donald Trump confirmó la aplicación de aranceles de 25 por ciento al acero y de 10 por ciento al aluminio que provengan de la Unión Europea, México y Canadá, una medida que entrará en vigor en los primeros minutos de este viernes.

También incidieron los riesgos geopolíticos derivados de Italia, España, Irán y Corea del Norte fueron factores negativos para los instrumentos mexicanos, dijo.

Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics, dijo que en mayo el peso estuvo sujeto a presiones por el fortalecimiento del dólar a nivel global, que explica casi la mitad de la depreciación del peso, y la volatilidad por el TLC y el proceso electoral en el País, lo que da cuenta de la otra mitad de las minusvalías.

De aquí al 1 de julio, la divisa nacional seguirá “bailando” al ritmo que le toquen las negociaciones comerciales y la disputa arancelaria, la cercanía de las elecciones y el consecuente agravamiento del ruido con respecto al resultado electoral, estimó Coutiño.

En ese periodo, la paridad podría mantenerse por encima de 20 pesos por dólar, con la probabilidad de que se acerque a 21 e incluso lo rebase.

Después de las elecciones, el peso quedará sujeto a la incertidumbre poselectoral y a las primeras decisiones que tome el nuevo Presidente de la República.

El Dollar Index finalizó en 93.979, con lo que en mayo la divisa de EU tuvo un alza de 2.33 por ciento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.