Jesús Castro | Saltillo, Coahuila.- Para superar a Andrés Manuel López Obrador en la carrera por la Presidencia de México, en el último tercio de la campaña electoral el PAN va por el voto útil, pero no tiene en el horizonte la posibilidad de recurrir a acuerdos cupulares con Enrique Peña Nieto ni con el PRI, aseguró el dirigente nacional panista, Damián Zepeda Vidales.

“¿Qué no va a haber? Un pacto cupular, no va a haber un pacto con el Gobierno, nosotros somos de oposición, creemos que lo ha hecho mal este gobierno y queremos cambiar México”, aseguró.

“¿Ni siquiera con Meade?”, se le planteó en entrevista con Grupo Zócalo, durante la visita de tres horas a Saltillo, en donde se reunió con candidatos al Senado y diputaciones federales.

“No”, respondió. “Porque no funciona así, la gente no trae los votos en la bolsa para cambiarlos; es el voto libre de México que simpatiza con distintos partidos, porque representan algo con lo que no estamos de acuerdo, y Meade, por más que quisieron vender toda esta idea de trayectoria limpia, en el momento en que avaló esta estrategia de destrucción, de uso abusivo de las instituciones de justicia en el país, se convirtió en parte de lo mismo.

‘NI PACTOS NI DERROTA, ANAYA SERÁ PRESIDENTE’

A pesar de que todas las encuestas sitúan en segundo lugar de preferencia en la elección de presidente a Ricardo Anaya, el líder nacional del PAN dice que no pactará ni con el PRI, ni con el Gobierno federal ni con Meade para alcanzar a Andrés Manuel López Obrador. Confía en que el voto útil le alcanzará, aunque cree que el triunfo será por pocos votos de ventaja.

Ayer la encuesta de Reforma ubicó al candidato del Frente por México nuevamente en el segundo lugar, con 26 puntos; a José Antonio Meade, del PRI, en el tercer lugar, con 19 puntos, y a Andrés Manuel López Obrador con 52 puntos, a la cabeza de la elección. Sin embargo, Damián Zepeda, presidente nacional del PAN, dice que otras encuestas ubican a Anaya mucho más cerca.

En entrevista con Zócalo Saltillo, Zepeda dijo que las encuestas que ellos tienen coinciden con las de GEA ISA, Ulises Beltrán o Mendoza y Blanco, que ponen a Andrés Manuel con 33 o 32 puntos, a Anaya con 26 y a Meade entre los 11 y 15, por lo que el PAN necesitaría entre siete y ocho puntos para alcanzar al puntero y ganar la elección.

Habló de las diferentes estrategias para repuntar en el mes que queda de campaña electoral, entre ellas la búsqueda del voto útil, una vez que la ciudadanía entienda que la elección ya es sólo entre dos candidatos, pero que lo que nunca hará será buscar votos en una alianza con el PRI.

“Que no va a haber un pacto popular, no va a haber acuerdo con el Gobierno, nosotros somos oposición y creemos que lo ha hecho mal este Gobierno y queremos cambiarlo. Porque representan algo que nosotros sinceramente no estamos de acuerdo”, declaró Zepeda.

Opina que no podría pedir a Meade que se aliara con Anaya, porque el candidato del PRI, por más que quisieron venderlo con una supuesta trayectoria limpia, en el momento que avaló la estrategia de destrucción, de uso abusivo de instituciones de justicia en el país, se convirtió en parte de lo mismo, pero además defendiendo los escándalos de exgobernadores priistas.

“Nosotros no representamos eso. Lo que sí hay es un llamado a ciudadanos, francos y de bien, a liderazgos de bien, de cualquier partido político, que quieran cambiar a México”, manifestó el
panista.

‘MORENA ES UN RECOGEDOR’

El líder de Acción Nacional en el país asegura que Andrés Manuel no puede decir lo mismo, porque ha pactado con quien sea para lograr el poder, recogiendo personajes históricamente cuestionados para convertirlos en operadores políticos de Morena o en candidatos de su coalición.

“Morena no tiene presencia real en los estados, ha sido como un recogedor, recogiendo lo que va sobrando de otros partidos o gente muy señalada que ha estado en otros lugares”, expresó Damián Zepeda.

Por eso piensa que es necesario decirle a los mexicanos que Morena no significa cambio, sino que representa al viejo PRI y que están resultando el instrumento para que continúen los viejos priistas en el poder, quienes han abusado desde el poder, por años, disfrazado de cambio.

“Andrés Manuel sí pacta con quien sea para lograr el poder”, afirma Zepeda, por lo que la estrategia para remontar las encuestas será mostrar esto al país, toda vez que en este momento el PRI ya no tiene nada que hacer en la elección presidencial, “se sienten perdidos y están concentrando esfuerzos donde pueden ganar algo, pero tampoco lograrán mucho”.

Asegura que no tiene ninguna duda de que en esta recta final, ya quedando dos contendientes, va a haber un voto útil y la ciudadanía va a apoyar un proyecto que representa libertad, desarrollo económico, oportunidades y apertura de la sociedad, el cual encabeza Ricardo Anaya.

“Esperamos que la gente se dé cuenta de que la elección es inminente, ya está aquí y sólo hay dos opciones, y ahí se va a dar el voto útil”.

REPUNTE TRAS DEBATE

Finalmente, dijo que en la recta final de la campaña se encuentra el tercer debate presidencial, y que si se repite la dinámica con Ricardo Anaya puede repuntar y sería esa la oportunidad de alcanzar al primer lugar.

“En el primer debate Ricardo ganó cinco puntos y en este segundo al menos dos. Después del tercero, si estamos a siete u ocho puntos, hay dos posibilidades: una es que Anaya los suba y la otra es que baje el otro; si el otro baja tres puntos y Anaya sube cuatro, ya le damos la vuelta”, dice.

Sabe que no va a ser fácil, pero que concentrarán todos sus esfuerzos en ello, aunque el resultado de la elección sea con una diferencia de pocos puntos porcentuales, como cuando Calderón le ganó a Andrés Manuel en la elección de 2006.

“Yo te digo, lo vamos a alcanzar, lo vamos a rebasar, vamos a ganar y vamos a cambiar el país”, asegura con un dejo muy notable de confianza.

Sin embargo, ante la pregunta de la posibilidad de no lograr los votos suficientes para superar a AMLO, contestó que no lo contemplan, porque están dando el resto para ganar.

CON FELIPE, NI A LA ESQUINA

Zepeda dijo que una vez fuera de la contienda, Margarita Zavala y su equipo tienen pase de acceso al proyecto de Ricardo Anaya, pero se reservan el derecho de admisión para su esposo Felipe Calderón, cuyo resentimiento paradójicamente abona a la causa de Andrés Manuel López Obrador, a quien siempre combatió.

“Es momento de sumar; mi llamado es a Margarita, lo hemos dicho una y otra vez, tuvimos profundas diferencias político-partidistas pero nunca hemos estado en el lado distinto de las causas. Desde que salió del partido dijimos ‘la reconocemos y respetamos porque ha luchado por cambiar a México’”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.