El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora alerta a la población derechohabiente con diabetes, a que consideren las consecuencias que conlleva mantener una mala alimentación, pues los daños causados por la presencia de azúcar en la sangre a los órganos complica su salud.

 

El coordinador de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No.1, Víctor Manuel Chávez García, explicó que quienes padecen este mal crónico pueden llegar  a tener una vida con normalidad, lo cual dependerá directamente de los buenos hábitos que se adquieren con el paso del tiempo.

 

“La recomendación que hacemos de manera atenta es a llevar una vida saludable, practicar 20 o 30 minutos de ejercicio todos los días, complementado por una dieta adecuada, la cual no significa que será solo comer lechuga, sino tratar de inhibir el exceso de alimentos grasosos”, apuntó.

 

El especialista mencionó que se debe considerar la eliminación o por lo menos la disminución considerable de sal, azúcar refinada, grasas trans y/o grasas saturadas, además de colorantes y saborizantes artificiales como bebidas gaseosas, entre otras.

 

Finalmente, señaló que ignorar estas recomendaciones eleva considerablemente los riesgos de sufrir algún accidente cardiovascular e invita a que se informen y aprendan en los módulos de PrevenIMSS de cualquier Unidad de Medicina Familiar dentro de la Delegación Sonora.

Leave a Reply

Your email address will not be published.