Hermosillo, Sonora, marzo 12 de 2018.- En la mayoría de los casos el glaucoma no presenta síntomas, de ahí la importancia de acudir con regularidad a chequeos con un especialista, por lo menos dos veces al año después de los 40 años, señaló Carolina Verdugo Robles, Cirujana Oftalmóloga del Hospital General del Estado.

En el marco del Día Mundial del Glaucoma, que se conmemora el 12 de marzo, la especialista indicó que con el fin de diagnosticar la enfermedad de manera temprana, se debe acudir con un oftalmólogo si se presenta dolor, ojos rojos, disminución de la visión y otras alteraciones como halos o luces de colores.

“El glaucoma es una patología óptica crónica que tiene múltiples causas, tales como diabetes o hipertensión arterial, que afecta principalmente a personas adultas entre los 40 y 50 años de edad, aunque se ha observado en pacientes más jóvenes de cualquier edad”, explicó Verdugo Robles.

Agregó que la enfermedad se caracteriza por un daño al nervio óptico que ocasiona la disminución progresiva de la visión, es decir, se pierde la visión periférica hasta que queda sólo la central, por lo que si no se trata el paciente, su vista es como “ver a través de un popote”.

El tratamiento que se da al principio es médico, comentó la especialista, es a través de gotas que el afectado tiene que usar de por vida para tratar de evitar el progreso de la enfermedad, si no se logra controlar se opta por una cirugía.

“El glaucoma no siempre se relaciona a una presión del ojo alta, ya que algunos la presentan normal y no hay dolor ni ojos rojos, sin embargo, se observa que el nervio se daña”, apuntó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.