Los tres cuerpos de las Fuerzas Armadas quedarían a cargo de un solo funcionario, que además sería civil

Esta iniciativa tiene por objetivo vindicar a México como un Estado pacifista, que pugna por la paz cuando existen potencias que dedican recursos para el diseño y producción de armamento cada vez más sofisticado; incluso de alcance trasatlántico, argumentan.

Pero en esto no coincide el profesor investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, doctor Javier Oliva Posada, aunque admite que en muchos países es un civil el ministro de Defensa, considera que “en este momento, discutir esta posibilidad es una forma de no concentrarnos, un factor de distracción para poder contener al crimen organizado”.

“Desde mi punto de vista, lo considero innecesario. Probablemente en dos sexenios puede ser. No discuto que no pueda modificarse la situación, pero me parece que para la próxima administración, al menos, no es algo que les parezca incluso pertinente”, subraya el especialista en Fuerzas Armadas.

Esta iniciativa se presentó en el marco del 105 aniversario del Día del Ejército por la senadora Angélica de la Peña, a nombre de la bancada del sol azteca en la Cámara Alta.

Significa un cambio de timón. México debe transitar como otros países en la región, a que sus Fuerzas Armadas tengan una función distinta, la inscrita en la Constitución.

Permitiría que puedan dedicarse a tareas relevantes, a lo que dice la Carta Magna: a la seguridad nacional y descargarlas de funciones administrativas que desgastansu imagen al realizar tareas que les son encomendadas.

Los senadores del PRD consideran que es relevante la conducción de mandos civiles porque la mayoría de las zonas del hemisferio, son regiones de paz; no existen amenazas externas y el riesgo de que estallen conflictos entre países es mínimo.

Y aun cuando la mayoría, enfrenta amenazas del narcotráfico y crimen organizado, se deben diferenciar las funciones militares y policiales, con el fin de evitar que las Fuerzas Armadas se desprofesionalicen y cumplan su objetivo constitucional.

Se cita además, en la exposición de motivos: “El hecho de que exista un mando civil al frente de los Ministerios de Defensa no es indicativo de que los militares no conserven una preponderancia e influencia significativa así como amplios grados de autonomía institucional y profesional”.

El reto principal para la mayoría de los regímenes democráticos en el Continente, es intercalar funciones entre las Fuerzas Armadas y la policía en el contexto de una aún débil conducción civil en la mayoría. Tal es el caso de países como México, El Salvador, Guatemala, Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia.

Los militares en México, luchan contra el narcotráfico. En Centroamérica, en especial en el Triángulo Norte: Guatemala, Honduras y El Salvador, aumenta la demanda para involucrar a las fuerzas armadas en tareas ligadas al combate contra las Maras y, en general, a la seguridad ciudadana.

En la región andina, las fuerzas castrenses participan en tareas de desarrollo; en Venezuela se vinculan directamente a la gestión política del gobierno. Brasil vive una situación similar a la de nuestro país.

SECRETO DEL EQUILIBRIO DEL SISTEMA POLITICO

¿Le ve ventajas a que sea un mando civil el que esté al frente y que se unifiquen Ejército, Armada y Fuerza Aérea en una sola Secretaría?, se pregunta al académico de la UNAM.

-Le veo algunas dificultades. Hay dos casos recientes de presidentes latinoamericanos que su cargo inmediato anterior fue ser ministro de Defensa. Me refiero a Michel Bachelet en Chile y Juan Manuel Santos en Colombia.

Muy probablemente, la generación de inteligencia e información sensible que pase por el escritorio de un Secretario de la Defensa, deben tenerse ciertos cuidados políticos para evitar que un funcionario civil haga uso personal para su proyecto político, para llegar a suceder al Presidente en turno.

Precisa: En México, hay tres miembros del gabinete que cuando terminan su gestión no tienen ninguna otra aspiración ni posibilidad de desempeñar cargos públicos: el Presidente de la República, el Secretario de Marina y el Secretario de la Defensa Nacional.

Es uno de los secretos del equilibrio de nuestro sistema político.

Da ejemplos de que en Ecuador, el secretario de Defensa, es un militar en retiro. En Guatemala y Honduras, un militar en activo.

Subraya que México no está fuera del contexto internacional.

Considera que esta iniciativa no toma en consideración ni las tendencias internacionales ni tampoco la relevancia que tienen los equilibrios del sistema político mexicano.

Señala el doctor Oliva que México es pacifista. Con o sin secretario de la Defensa civil, México es un promotor de la paz, del diálogo y del entendimiento.

“No entiendo ese posicionamiento en virtud de que México tiene presencia en escenarios de tensión bélica y también su incorporación en misiones de paz de Naciones Unidas en Haití”, enfatizó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.