De acuerdo con reportes, el robo de los perfiles de usuarios de Instagram del pasado 30 de agosto en el que hackers accedieron a los números de teléfono y direcciones de correos electrónicos no solo afectó cuentas de celebridades, sino también las de usuarios regulares.

El hackeo pudo haber afectado hasta 6 millones de cuentas, por lo que Instagram emitió una declaración el 1 de septiembre en la que refiere que el ciberataque pudo ser peor de lo que originalmente admitió.

“Después de un análisis adicional, hemos determinado que este problema potencialmente impactó algunas cuentas no verificadas también”, dijo un portavoz a Mashable.

Agregó que “aunque no podemos determinar qué cuentas específicas pueden haber sido afectadas, creemos que fue un porcentaje bajo de cuentas de Instagram”.

Según The Daily Beast, los responsables del hackeo crearon una base de datos que permite a cualquier persona encontrar los detalles de contacto de cualquier usuario afectado por aproximadamente 10 dólares, pagados en Bitcoins.

Mike Krieger, director de tecnología, recomendó estar alerta sobre la seguridad de la cuenta y a tener cuidado “si observa cualquier actividad sospechosa, como llamadas, textos o correos electrónicos no reconocidos”, además de reportar cualquier actividad inusual a través de las herramientas de informes.

Leave a Reply

Your email address will not be published.