Hermosillo.- La Secretaría de Salud, informó de tres casos positivos  de hepatitis viral, probablemente tipo A en la colonia San Juan Bosco,  los representan un brote familiar cuya fuente de contagio fue consumir alimentos en la vía pública.

El director de Promoción de la Salud y Prevención de Enfermedades, Gerardo Álvarez Hernández, explicó que los infectados son  dos menores de edad y un adulto, los cuales reciben atención médica en el IMSS número 14.

Señaló que se temía que el brote de la enfermedad iniciara en la escuela primaria Adolfo de la Huerta, donde asisten los menores, pero mediante una investigación de la propia Secretaría de Salud, se corroboró que la enfermedad sólo se presentaba en su hogar.

Los afectados aseguraron que durante tres días consecutivos, del 20 al 22 de diciembre de 2016, consumieron alimentos en la vía pública, detalló, pero fue hasta el 30 de enero de 2017 cuando comenzaron con algunas molestias.

Entre los sintomas que presentaron son dolor de cabeza, fiebre, malestar estomacal, vómito, así como a un color amarillento en ojos y piel, siendo estos padecimientos de la propia enfermedad.

“La Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios acudió a hacer verificaciones en los establecimientos y efectivamente había condiciones no ideales de higiene. Se visitó la escuela primaria de la colonia en donde se corroboró que no se había identificado ningún caso de la enfermedad en los últimos tres meses”, declaró.

Además se revisó la cooperativa escolar, la cual se encontraba fuera de peligro, indicó, pero fue hasta que se valoró la casa de la familia cuando se determinó que la enfermedad sólo ahí se presentaba, ya que también se hicieron diferentes pruebas en todo el vecindario.

Por su parte el comisionado de la Coesprisson, Pascual Axel Soto Espinoza, reveló que dos locales que están alrededor de la escuela fueron suspendidos por no presentar las medidas de limpieza necesarias.

“Han sido suspendidos dos establecimientos cerca de la escuela, una pollería y una taquería que al momento presentaron alimentos fuera de las temperaturas  y no tenían autorizaciones sanitarias”, declaró.

Soto Espinoza subrayó que los establecimientos que no cumplen con las reglas de salubridad pueden tener una sanción que va desde un salario mínimo a 10 mil.

Leave a Reply

Your email address will not be published.