Walmart es una de las empresas en contra del gravamen a importaciones, entre ellas de México.

Nueva York, Estados Unidos (01 febrero 2017).- Más de 100 compañías, entre las que se encuentran Wal-Mart y Target, así como otras asociaciones comerciales clave, están lanzando una campaña encaminada a combatir la propuesta republicana sobre cómo se pueden gravar las importaciones, una medida que creen dañaría a sus negocios.
La Federación Nacional de Minoristas, junto con la Asociación Internacional de Distribuidores de Automóviles, así como la Asociación Nacional de Comestibles, entre otras, están uniendo fuerzas para desarrollar una campaña que eduque a los consumidores y demuestre a los legisladores que el plan de impuestos conduciría a mayores precios de hasta un 20 por ciento en artículos de uso diario como ropa, alimentos e incluso gas.

El grupo, que también incluye a empresas como Nike, BestBuy, el conglomerado de lujo LVMH y Dollar General, está tratando de hacer oír su voz incluso mientras el Congreso y el Presidente, Donald Trump, tratan de clasificar exactamente qué ajustes poner.

Los republicanos quieren eliminar los incentivos fiscales que alientan a las empresas estadounidenses a trasladarse al extranjero.

Pero los opositores dicen que el plan tendría un efecto perjudicial, haciendo que las empresas incluso tengan que despedir a varios trabajadores.

La propuesta es encabezada por el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, y el representante de Texas Kevin Brady.

Entre los planes de Donald Trump en materia de comercio exterior se ha manejado un arancel o impuesto de 20 por ciento a los productos que se importan en su país desde México.

Una opción más realista, que incluso han barajado congresistas republicanos, es un impuesto general de 20 por ciento a las importaciones y la exención de impuestos a las exportaciones de EU.

“Hay una carrera para conseguir este hecho en el Congreso. Queremos asegurarnos de que nuestras voces sean escuchadas”, dijo David French, de La Federación Nacional de Minoristas.

Mientras tanto, los detalles de la campaña al consumidor todavía se están elaborando, según un portavoz del grupo de comercio minorista.

George Feldenkreis, presidente ejecutivo de Perry Ellis International, estima que tendría que subir los precios de la ropa de esa marca del 20 al 25 por ciento.

El impuesto probablemente alentaría a las empresas a producir más en EU, o a comprar más de sus componentes en EU. Algunas compañías dicen que podrían hacer esos cambios para evitar subir demasiado los precios.

Robert Sands, presidente ejecutivo de Constellation Brands, dijo en una reciente conferencia telefónica que la compañía podría comprar más gas natural de EU, en lugar de México, el cual se utiliza para fabricar vidrio para la cerveza Corona y Modelo que importa.

“Es ese tipo de cosas que estamos viendo, planeando, si esto llega a pasar. No esperamos que la demanda de los consumidores de nuestro producto se vea afectada”, dijo Sands.

Leave a Reply

Your email address will not be published.