Cd. de México (30 diciembre 2016).- El incremento en los precios de las gasolinas y diesel podría cambiar las preferencias de consumo en el mercado de autos mexicano.
Al subir los combustibles, los consumidores podrían decidirse a comprar vehículos más pequeños y que usen menos gasolina, explicó Guillermo Rosales, director general de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

“Es de esperar, en función de la experiencia internacional y de la teoría, que al tener un mercado de combustibles donde los precios estén sujetos a variaciones, éste sea un factor a considerar por los consumidores de autos en México”, explicó en entrevista.

Muestra de que el precio de los combustibles pueden modificar las preferencias del consumidor es lo que ocurrió en Estados Unidos.

Este año, los precios del combustible en ese país alcanzaron niveles históricamente bajos y eso ocasionó un desplazamiento en la compra favoreciendo modelos más grandes y relegando a los compactos.

En el País, con precios administrados de los combustibles, tradicionalmente las compras no se definen por el consumo ni rendimiento de gasolinas o diesel.

Rosales destacó que son pocos los compradores que cuando cotizan un auto nuevo investigan cuál es el rendimiento de kilómetros por litro, a pesar de que esa información la tienen disponible los distribuidores.

“Es un factor a considerar pero no es el principal; hay otros que pesan más, como equipamiento, comodidad, uso al que se destina cada vehículo, la parte de seguridad. Sobre todos éstos, el factor precio es en México el principal determinante en el momento de elegir un vehículo y luego vienen las demás variables”, señaló.

Sin embargo, esa situación podría cambiar cuando la gasolina tenga precio variable todos los días a partir de febrero, ya que los clientes prestarán más atención al rendimiento de combustible.

“En el corto y mediano plazos no esperamos que haya una afectación en el número de unidades comercializadas por este factor, pero es de esperar que haya un cambio en los consumidores mexicanos, que tomen en cuenta de manera más relevante el consumo de gasolina a la hora de elegir determinado modelo o versión”, precisó Rosales.

En la industria, estimó, esto también tendrá un impacto, ya que llevará a incrementar la oferta de las armadoras para ganar la preferencia de los consumidores con vehículos más eficientes.

Según la especificación del motor, los vehículos pueden usar gasolina Magna o Premium y relativamente no hay diferencia respecto al desempeño del motor. Pero hay algunos que sólo pueden usar Premium.

Leave a Reply

Your email address will not be published.