menor-asesinado-pueblaPUEBLA.- El asesinato de un adolescente cometido por policías estatales durante un operativo para detener a presuntos ladrones de combustible de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) provocó una revuelta entre habitantes de La Magdalena Tetela, comunidad del municipio de Acajete, quienes quemaron una patrulla de la corporación y tienen bloqueada la autopista y la carretera federal que comunica Puebla con los estados de Veracruz y Oaxaca para exigir justicia.

La demanda central es encarcelar al uniformado que asesinó al menor y la entrega del cuerpo de éste a sus familiares. Hubo otros lesionados: una embarazada y tres pobladores.

Los lugareños dijeron que la noche del jueves un comando del Grupo de Operaciones Especiales (Goes) de la policía estatal arribó a la comunidad, entró a las viviendas, rompió vidrios y robó pertenencias durante la búsqueda de presuntos huachicoleros, como se conoce a las personas dedicadas al robo de combustible.

Según los reportes oficiales, los agentes retuvieron tres camionetas que transportaban contenedores abastecidos con combustible robado. A pesar de que no hubo detenidos, los habitantes se liaron a golpes con los uniformados.

Oficiales escaparon

Los oficiales lograron escapar, pero dejaron en el lugar una patrulla, la cual fue incendiada por habitantes durante la madrugada del viernes. Minutos después, personal de protección civil acudió al sitio para sofocar las llamas de la unidad 177.

Relataron que durante el opeprativo, un agente del Goes disparó contra Luis Ángel, de 16 años, al parecer con un arma R15 por el casquillo que quedó percutido en el suelo.

Por lo anterior decidieron cerrar la carretera federal para exigir justicia y cárcel al policía que le quitó la vida a Luis Ángel, pero ante la falta de respuesta del gobierno de Rafael Moreno Valle la protesta se trasladó a la autopista Puebla-Veracruz, cerca del kilómetro 145, y la carretera federal a Oaxaca, en su tramo Puebla-Tehuacán en las inmediaciones al pueblo de San Jerónimo Ocotitlán.

Con palos, piedras, tubos y palas se apostaron en las vialidades. Alrededor de las 21 horas del viernes, siete horas después de comenzar la protesta, el gobierno del panista Moreno Valle Rosas no había enviado a representantes a negociar la reapertura de ambas vialidades y se temía que fueran a ser desalojados durante la madrugada.

Alrededor de las 20 horas del viernes los manifestantes, con máscaras tradicionales de carnaval y paliacates para ocultar su identidad, expresaron: somos gente del pueblo y queremos respuesta de la autoridad, que se entregue a la familia el cuerpo del muchacho, quien murió en el Hospital de Traumatología.

Durante el cierre de la carretera, los pobladores colocaron barricadas para bloquear la vialidad. Con el rostro cubierto con trapos y pintura negra, los lugareños prendieron fuego a llantas y estructuras de plástico.

Los inconformes recalcaron que los policías estatales mataron al menor, por lo que demandaron la presencia de representantes del gobierno del estado en la manifestación, para buscar una salida al problema que, aseguraron, podría derivar en un conflicto social mayor en La Magdalena Tetela.

Segundo homicidio contra menores

El homicidio del menor sería el segundo cometido por policías del estado durante el sexenio del panista, luego del caso del niño José Luis Tehuatlie Tamayo, en el pueblo de San Bernardino Chalchihuapan, también asesinado por un uniformado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.