gasolineraCiudad de México.- El Pleno del Senado de la República aprobó en lo general y en lo particular la Ley de Ingresos de la Federación (LIF), en el que se estipula que los precios de la gasolina y el diésel se liberen de manera ordenada y gradual a partir del 1 de enero del 2017.

Con 72 votos a favor, 15 en contra y sin abstenciones, se avaló que la Comisión Reguladora de Energía (CRE) -con previa opinión de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece)- determinará el ritmo de la liberación de los precios.

En las regiones o entidades federativas en donde no se liberalicen los precios de los combustibles, será la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) la que determine los precios máximos en la Magna, Premium y el diésel. Los precios los deberá dar a conocer a más tardar el último día de 2016.

Para los militantes del PRD, esta Ley limita las facultades de la Cofece, pues realmente no será la que determine las zonas en donde existan las condiciones para liberar los precios, sino que sólo emitirá una opinión lo cual es insuficiente. Además, provocará que exista una mayor desigualdad entre los países del norte y los sureños que cuenta con poca logística e infraestructura para la distribución de los combustibles.

“Quienes voten a favor de esta ley de ingresos estarán votando a favor del mayor gasolinazo que se haya presentado en los últimos años (…) únicamente vamos a tener un incremento inmediato y desproporcionado, sobre todo en aquellas regiones de mayor pobreza”, expuso el senador Mario Delgado.

Expresó que es una farsa decir que se puede tener un mercado competitivo de gasolinas, cuando en realidad sigue existiendo una gran intervención del gobierno en el precio de la gasolina, “por lo menos el 40% del precio final es el impuesto que cobra el gobierno. Esta nueva forma que tiene el gobierno de hacerse de recursos; se ha pasado de la despetrolización de las finanzas públicas a una gasolinización”.

El senador panista, Ernesto Cordero Ernesto Cordero expuso que si bien apoya los 51,380 millones de pesos adicionales que se aprobaron en la Cámara de Diputados, se debe eliminar los recursos excesivos que se destinarán para el uso discrecional de los llamados “moches”.

“De este total, 7,442 millones de pesos los ejercerá Pemex; 4,314 millones serán al pago del servicio de la deuda; 5,300 millones se irán a Estados y municipios a través de participaciones y aportaciones y 430 millones irán a los fondos de estabilización. Éstos son gastos ineludibles y están plasmados en la ley”.

Sin embargo, abundó, al restar estos rubros, de la cifra inicial quedan 33,686 millones de pesos; “ésa es la bolsa que se van a repartir en la Cámara de Diputados. Mi propuesta es que ese dinero que se van a repartir los diputados como si fuera botín, lo enviaran para partidas sensibles que fueron afectadas en el recorte”.

Pormenorizó que este dinero podría igualar el presupuesto de programas -como el de construcción de carreteras, escuelas de tiempo completo becas, el seguro popular, combate a la obesidad infantil- al mismo que obtuvieron el año en curso.

“No tendríamos vergüenza como legisladores sipermitimos que se los reparten cuotas partidistas en la Cámara, que vuelvan a rescatar los puntos del ramo 23, programas que uno tienen reglas de operación y que se asignan de manera discrecional y que se entregar percápita a cada diputado”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.