huracan-matthewPetit-Goave, Haití (05 octubre 2016).- El huracán Matthew se abrió paso hacia el sur de Bahamas con sus potentes vientos esta madrugada tras dejar atrás un rastro de daños y sufrimiento humano en la península suroccidental de Haití, una zona rural que fue la más afectada por las inundaciones.

Al menos 11 personas fallecieron por la potente tormenta durante su travesía de una semana en el Caribe, cinco de ellas en Haití.

Pero con un importante puente desaparecido, carreteras intransitables y sin comunicaciones telefónicas, el extremo occidental del país estaba incomunicado y no se pudo informar sobre muertos y heridos.

Horas después de que Matthew barrió la remota zona con vientos de 233 kilómetros por hora, responsables del Gobierno dijeron que no estaban en situación de valorar el impacto de la tormenta sobre el vulnerable país, con tendencia a inundaciones y donde fenómenos menos potentes mataron a miles de personas en el pasado.

“Lo que sabemos es que muchas casas han sido dañadas. Algunas perdieron los tejados y tendrán que ser reemplazadas, mientras que otras resultaron totalmente destruidas”, dijo Francois Anick Joseph, Ministro del Interior.

La tormenta llegó al extremo oriental de Cuba el martes por la noche, una región poco poblada donde no se informó de daños de inmediato. Más tarde, el centro de la debilitada pero todavía poderosa tormenta regresó a aguas abiertas. Expertos dijeron que antes del amanecer del miércoles el ojo de Matthew estaba a unos 60 kilómetros del extremo oriental de Cuba.

A las 02:00 hora local, el huracán tenía vientos sostenidos máximos de 205 kilómetros por hora y se movía en dirección al norte a 13 kilómetros por hora y estaba empezando a afectar a Bahamas. Los meteorólogos dijeron que el sureste del país ya registraba condiciones de tormenta tropical a primera hora del día y se espera que la climatología asociada al paso del huracán se desarrolle en las próximas horas.

La preocupación aumentó también en la costa este de Estados Unidos, a donde se espera que llegue la tormenta tras dos días cruzando Bahamas. Residentes en la zona acudieron a supermercados, gasolineras y tiendas de bricolaje para comprar alimentos, agua, paneles de madera, lonas, pilas y propano.

La Gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, anunció que el miércoles emitirá una orden de evacuación para que un millón de personas puedan abandonar la costa. La Cruz Roja mantiene en alerta a sus voluntarios en la zona.

Leave a Reply

Your email address will not be published.