orgullo-gayCIUDAD DE MÉXICO.- En una contrarréplica en su semanario Desde la Fe, la Arquidiócesis de México acusó a los integrantes de la comunidad lésbica, gay, bisexual, travesti, transexual, transgénero e intersexual (LGBTTTI) de ser enfermos mentales y de propagar enfermedades de transmisión sexual.

“Dicen (la comunidad LGBTTTI) que es falso que la Organización Mundial de la Salud haya retirado en 1974 la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales, debido a la presión del lobby gay”, publicó la Arquidiócesis este domingo en el sitio web del semanario católico..

“Dicen que esa decisión estuvo respaldada por un estudio de tres décadas. ¿Dónde está ese estudio, supuestamente iniciado en 1944, en plena Segunda Guerra Mundial? Tendría que haber sido muy famoso e importante, y haber sido dado a conocer, pero no lo fue porque no existe”, agregó.

En la contrarréplica a un escrito enviado al periódico el 9 de septiembre por miembros de la comunidad LGBTTTI, la Arquidiócesis también acusó a las personas homosexuales de propagar enfermedades de transmisión sexual:

“Afirman que no están enfermas y luego se desdicen admitiendo que sí presentan problemas de salud, pero que éstos no se deben a su orientación sexual. Eso es falso. Incontables estudios científicos muestran que los homosexuales son quienes más padecen y contagian enfermedades de transmisión sexual”, señala el clero católico.

“Dicen que las mujeres heterosexuales son las más afectadas por la epidemia de VIH. Se les olvida mencionar que en la mayoría de los casos se debe a que sus parejas han sostenido relaciones homosexuales. Y también olvidan mencionar que según estudios de la propia Organización Mundial de la Salud, casi el 80% de los enfermos de enfermedades de transmisión sexual son hombres homosexuales”, sostiene la Arquidiócesis.

El escrito acusa también que los niños que crecen en hogares homoparentales desarrollan problemas de autoestima y salud mental.

“Dicen que no hay un solo estudio científico que demuestre el daño psicológico que han sufrido niños o niñas adoptados por padres homosexuales. Tal vez en México no lo haya todavía, porque los niños adoptados están demasiado pequeños para expresarse, pero sí hay estudios de otros países y numerosos testimonios de jóvenes que explican cómo los afectó negativamente haber sido criados por padres homosexuales”.

El escrito indica además que el matrimonio igualitario sí afecta a las familias tradicionales, pues fomenta el estilo de vida gay.

“Sí lo afecta, porque aquí no se trata únicamente de que una pareja homosexual se case, sino de implementar en el país una serie de iniciativas que promueven el estilo de vida homosexual. Además de que indirectamente se envía el mensaje de que el matrimonio es una institución aleatoria, lo cual es falso. Ya que de la unión estable de un hombre y una mujer depende la continuidad de la especie y el desarrollo integral de los nuevos ciudadanos”, sostiene la Arquidiócesis.

La Iglesia católica considera además que los matrimonios entre personas del mismo sexo son inestables.

Por último, la Arquidiócesis niega que difunda un mensaje de odio y consideró que si la comunidad gay se siente ofendida, es bajo su propia responsabilidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.