flor-ayalaHermosillo, Sonora 21 de septiembre (MR).- Los funcionarios que desfalcaron a Sonora durante el sexenio pasado están viviendo su legado al ser perseguidos y como dijo la gobernadora Claudia Pavlovich, no podrán disfrutar lo que se robaron.

Lo anterior lo aseguró la diputada Flor Ayala Robles Linares al tratar el tema de la cuenta pública 2015, la cual viene con 750 observaciones, situación que en su opinión se viene repitiendo desde el 2010 en el sexenio del panista Guillermo Padrés.

“Fue una falta de respeto a los sonorenses, una falta de amor a su Estado, una situación muy lamentable de ver como ciudadano, el ver como descaradamente se robaron todos esos recursos, como fallecieron mujeres por falta de un tratamiento adecuado, o como aseguraron que tenían a los enfermos en el piso porque no querían estar en las camillas”, aseguró la legisladora.

Robles Linares señaló que en una de las observaciones, ya documentadas por este medio de comunicación, el gobierno de Guillermo Padrés aseguró que “pagó” un apoyo de la Secretaría de Desarrollo Social a 685 personas, pero estas ya habían fallecido.

Flor Ayala señaló que el desfalco alcanzado por la administración padrecista es cercano a los 20 mil millones de pesos, un daño patrimonial a todos los sonorenses.

Señaló también que durante los seis años de la administración anterior, no se movió un solo papel en cuanto a las observaciones que hiciera el Instituto Superior de Auditoría y Fiscalización (ISAF), por lo que apenas hasta hoy se empiezan a convertir en denuncias.

“Es por ello que el poder legislativo no puede ser el judicial y por eso se debe revisar el sistema para que las denuncias no se queden ahí, pues muchas con el tiempo ya preescribieron”, concluyó.

Leave a Reply

Your email address will not be published.