delegadosPor Michelle Rivera
A propósito de las declaraciones del Presidente Nacional del PRI, Enrique Ochoa, sobre los Delegados Federales emanados de su partido que no cumplan las metas deben ser cuestionados e incluso separados de su cargo, me llevó a pensar la situación en Sonora.

Actualmente nuestro estado cuenta con 24 Delegados Federales que a cambio de sus obligaciones como representantes del gobierno de Enrique Peña Nieto (en algunos de los casos puesto bien merecido) gozan de buen sueldo e impensables prestaciones.

Por ejemplo apoyos económicos para despensa, ayuda por muerte de un familiar, prima quincenal, ISSSTE, IMSS, asignación de vehículos, estímulos, recompensas, SAR, becas, capacitación, celular, prima vacacional, gratificación de fin de año, además del sueldo que perciben mensualmente .

El reportero sonorense Alan Rubio, documentó en el 2014 que cuatro Delegados en Sonora ganaban más que el mismo gobernador del Estado, (es un decir) ya que algunos registraban ingresos cercanos a los 100 mil pesos mensuales.

El actual Dirigente Nacional del PRI, aseguró durante su visita a Michoacán que recibe constantes quejas de Delegados Federales por no trabajar de manera adecuada por el beneficio de los mexicanos, Ochoa Reza señaló que es importante que ellos “hagan lo que tengan que hacer para mover el País, porque son el actual proveedor de soluciones con las que cuentan las 32 entidades federativas”.

Desde mi punto de vista, Zaira Fernández ex Delegada de CONDUSEF, actual titular de Alcoholes; César Lagarda de CONAGUA; Javier Armenta de la SCT y Rosario Rodríguez Quiñones de SEDESOL son los delegados que registran mayor actividad en Sonora, y sólo uno de los casos, CONDUSEF, trabajó directamente con los ciudadanos a través de distintos medios para resolver problemas relacionados, me consta.

Desconozco cuánto perciben cada uno de los Delegados en Sonora, pero queda más claro, después de las declaraciones de Enrique Ochoa que su obligación es “Mover México” para los ciudadanos y no utilizar ese puesto como plataforma política, para beneficiar a un grupo partidista o tapar los tropiezos del Gobierno Federal.

Aunque pensándola bien, a los mismos Delegados Federales se les puede atribuir, en buen porcentaje, responsabilidad de la percepción de los ciudadanos sobre el actuar de Enrique Peña Nieto dependiendo de su eficiencia y trabajo de campo en cada entidad que representan.

¡Échele pluma en Sonora !

Leave a Reply

Your email address will not be published.